Un estudio científico reveló que el 36% de los contagiados de COVID-19 sin vacuna no tienen anticuerpos al cabo de un año

Revelados nuevos datos sobre la inmunidad frente al COVID-19
Revelados nuevos datos sobre la inmunidad frente al COVID-19

Una de cada tres personas (36%) que se infectaron por COVID-19 y que no estaban vacunados ya no tienen anticuerpos detectables un año después de la infección, según un estudio de seroprevalencia realizado en 1.076 personas de entre 43 y 72 años en Cataluña antes de que predominara la variante Omicron.

El estudio, publicado en la revista ‘BMC Medicine’, ha revelado que el tipo de vacuna, la edad y la salud mental son factores fuertemente asociados con el nivel de anticuerpos después de la vacunación, y demuestra la necesidad de vacunarse a pesar de haber estado infectado.

El trabajo, que también confirma que la inmunidad híbrida (vacunación más infección) es mayor y más duradera, ha sido codirigido por el Instituto de Barcelona Salud Global (ISGlobal) y el Instituto Alemán Trias i Pujol (IGTP), con el apoyo de la Fundación Privada Daniel Bravo Andreu (FPBA).

Tal y como explica el investigador de ISGlobal Manolis Kogevinas, “la mayoría de los estudios serológicos realizados tras la vacunación contra la COVID se centraron en colectivos concretos, como el personal sanitario, y no distinguían entre personas con o sin infección previa, o no disponían de datos clínicos. e inmunológicos de dicha infección”.

Un estudio científico reveló que el 36% de los contagiados de COVID-19 sin vacuna no tienen anticuerpos al cabo de un año
Un estudio científico reveló que el 36% de los contagiados de COVID-19 sin vacuna no tienen anticuerpos al cabo de un año

Por lo tanto, en este estudio han realizado una segunda medición en una cohorte de población de Cataluña seis meses después del inicio de la vacunación (el primero fue justo después del primer confinamiento) para monitorear el nivel y el tipo de anticuerpos contra cinco antígenos virales: la proteína Spike (S) completa, el dominio de unión al receptor RBD, el fragmento S2, el proteína de nucleocápside (N) entera, o el fragmento N-terminal.

También han utilizado información obtenida de un cuestionario y de registros de salud para identificar factores que potencialmente determinan la magnitud y duración de la respuesta en personas no vacunadas, vacunadas o vacunadas e infectadas.

En total, incluyeron en el análisis a 1.076 personas, entre 43 y 72 años, y encontraron que el 36% de las personas infectadas pero no vacunadas ya no tenían anticuerpos detectados un año después de la infección, particularmente en personas mayores de 60 años y fumadores.

También que en personas con infección previa, la vacunación indujo niveles de anticuerpos considerablemente más altos que en personas sin infección previa, niveles fuertemente asociados con la magnitud de la respuesta durante la infección.

Nuestros datos subrayan la importancia de vacunar a las personas, incluso si han sido previamente infectadasy confirman que la inmunidad híbrida es superior y más duradera. Eso significa que las personas que han sido vacunadas pero no han pasado la infección necesitarían un refuerzo antes que los que la han pasado”, ha resumido la investigadora Marianna Karachaliou.

Una investigación publicada por la revista 'BMC Medicine' demostró que el tipo de vacuna, la edad y la salud mental son factores fuertemente asociados con el nivel de inmunidad
Una investigación publicada por la revista ‘BMC Medicine’ demostró que el tipo de vacuna, la edad y la salud mental son factores fuertemente asociados con el nivel de inmunidad

La investigación ha revelado que el factor más fuertemente asociado con el nivel de anticuerpos es el tipo de vacuna y que la Spikevax de Moderna fue la que generó más anticuerpos.

Además, según los autores, otros factores también parecen jugar un papel: las personas mayores de 60 años o con enfermedades mentales tenían niveles más bajos de anticuerpos después de la vacunación.

“La asociación entre la salud mental y la respuesta de anticuerpos requiere más investigación, pero se sabe que las personas con trastornos como depresión, estrés crónico o esquizofrenia tienen una menor respuesta a la vacunación en general”, especifica la investigadora de ISGlobal Carlota Dobaño.

Entre las personas vacunadas, solo el 2,1 % no tenía anticuerpos en el momento de la prueba y aproximadamente el 1 % tenía una infección posterior a la vacunación.

(Con información de EFE)

SIGUE LEYENDO:

Los hombres con niveles bajos de testosterona tienen mayor riesgo de hospitalización por COVID-19
¿Qué son las vacunas COVID bivalentes y por qué pueden frenar la pandemia?
La OMS afirmó que ya se vislumbra el fin de la pandemia de COVID-19

Leave a Comment