Los ‘errores masivos’ de los gobiernos en la gestión del Covid derivaron en 17M de ‘muertes evitables’

Los “fallos globales masivos” de gobiernos y organizaciones en la gestión de Covid llevaron a 17,7 millones de “muertes evitables” en todo el mundo. Así lo denuncia un informe —el más importante hasta la fecha— que acaba de publicar la prestigiosa revista médica La lanceta sobre las lecciones aprendidas de la pandemia. El texto, que recoge las conclusiones de 28 de los principales expertos del mundo en salud pública, epidemiología, vacunas, economía, gobernanza internacional o salud mental, entre otras áreas, refleja la enorme magnitud de esta tragedia y denuncia el “fracaso global” que ha sido la respuesta a la emergencia sanitaria.

Esta misma revista ya publicó el pasado mes de julio otro artículo científico realizado por el Institute for Health Metrics and Evaluation, entidad creada por la Fundación Bill y Melinda Gates, en el que se denunciaba que el número real de muertes provocadas por el Covid triplicó las cifras oficiales actuales —unos 6,5 millones en todo el mundo—.

Ahora, la misma publicación critica duramente la gestión realizada durante los dos primeros años de la pandemia e indica que Los gobiernos no estaban preparados, que la respuesta fue demasiado lenta y que prestaron poca atención a los grupos de población más vulnerables. Además, señala que la falta de cooperación internacional y la existencia de “una epidemia de desinformación” impidieron un mejor desempeño frente al Covid.

[Inviernos largos y apenas manejables: Europa alerta sobre los escenarios de la Covid en 10 años]

“El asombroso costo humano de los primeros dos años de la pandemia de covid-19 es una profunda tragedia y un fracaso social masivo en múltiples niveles”, dijo Jeffrey Sachs, presidente del comité de la revista detrás del informe y profesor de la Universidad. de Colombia (EE.UU.).

“Debemos enfrentar la dura verdad: ha habido demasiados gobiernos que no han respetado las normas básicas de racionalidad y transparencia institucional, demasiadas personas han protestado contra medidas básicas relacionadas con la salud pública, muchas veces influenciadas por la desinformación, y demasiadas naciones no han promovido la colaboración global para controlar la pandemia“, Agregar.

Por otra parte, el informe también establece algunas recomendaciones que ayudarán a acelerar el final de la emergencia pandémica actual, reducir el impacto de futuras amenazas para la salud y lograr un desarrollo sostenible a largo plazo. Para ello, indica, es necesario fortalecer y reformar la Organización Mundial de la Salud, invertir en planes de preparación para futuras pandemias, fortalecer los sistemas nacionales de salud y brindar atención a poblaciones en situaciones de alta vulnerabilidad.

Una estrategia mundial

Uno de los expertos que ha participado en la elaboración de la investigación es Jeffrey V. Lazarus, epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Lázaro es muy crítico con el “descuido” de las autoridades españolas a la hora de informar sobre algunas medidas clave para el control de la pandemia. “Solo hay que ver el sitio web del Ministerio sobre vacunas. No está actualizado. Seguimos con la falta de comunicación a la población”, ejemplifica en conversación con EL ESPAÑOL.

perspectiva y coordinación de una estrategia global son algunos de los aspectos clave del informe. Así, la OMS también es objeto de un extenso análisis, en el que se critica duramente su actuación durante el Covid-19 por la excesiva lentitud del organismo a la hora de establecer recomendaciones o reconocer, por ejemplo, que el virus se transmite principalmente a través de pequeñas gotitas. o aerosoles.

El informe es clarísimo al respecto y denuncia que, aunque el uso de mascarillas ha sido ampliamente aceptado como una medida para disminuir la propagación de enfermedades respiratorias en la región del Pacífico Occidental que a principios de la década de 2000 fue el más afectado por un brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) la OMS no recomendó su uso hasta el 5 de junio de 2020, casi cuatro meses después de la declaratoria de emergencia sanitaria de trascendencia internacional.

Otro ejemplo de lentitud en la toma de decisiones lo ejemplifica el hecho de que el máximo organismo mundial relacionado con la salud no cambió su posición sobre la transmisión aérea de la Covid hasta el 30 de abril de 2021, prácticamente un año después de recibir una carta abierta en reunión de 238 mun- científicos de renombre, en julio de 2020, solicitando abordar el asunto con urgencia.

El texto también critica la falta de cooperación y coordinación de los gobiernos nacionales en los protocolos de viaje, las estrategias de pruebas de diagnóstico, las cadenas de suministro de productos básicos y el informe de datos, así como otras políticas internacionales vitales para suprimir la pandemia.

La OMS debe ser fortalecida

“Algo que realmente me gusta de este informe es que hace un llamado a la acción multilateral entre los países e indica que La OMS necesita ser fortalecida”, apunta Manuel Franco, investigador en Salud Urbana y Epidemiología Social de la Universidad Johns Hopkins y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

[Las dos nuevas secuelas recién descubiertas de la Covid que afectan a la salud de los hombres]

El experto justifica su respuesta: “En una pandemia se necesitan análisis globales que nos ayuden a tomar decisiones que afectan a todos los países. Hazlo lo más pronto posible“Como señala el experto, nadie garantiza que vuelva a pasar algo como el Covid.

Franco es uno de los firmantes de una carta publicada en La lanceta en agosto de 2020 para exigir una revisión “independiente, imparcial y sin conflictos de intereses” de la gestión de la pandemia en España.

Dos años después, sus deseos se han cumplido, ya que el pasado 23 de agosto el Consejo de Ministros aprobó la creación del Agencia Estatal de Salud Pública, cuya función será la vigilancia, preparación y respuesta a futuras emergencias, asesoramiento y evaluación y formación en comunicación de riesgos sanitarios. “Este cuerpo debe cubrir todos los huecos eso dice este trabajo que estamos teniendo a nivel mundial”, celebra.

Investigación publicada por La lanceta no aborda extensamente lo ocurrido en nuestro país durante el Covid. Por supuesto, el extenso análisis menciona el “gran cantidad de infeccionesque tuvo lugar al inicio de la pandemia -yn agosto de 2020, el Covid había dejado casi 30.000 muertos y 300.000 casos en nuestro país, según cifras oficiales— y eso nos convirtió en uno de los países más golpeados por el virus.

Países como Suecia sí reciben un gran tirón de orejas por su laxo plan contra el Covid, que le costó muchas más muertes (1.500 por millón) en comparación con su vecina Noruega (alrededor de 280 muertes por millón) e Islandia (210 muertes por millón).

“Conclusiones equilibradas”

Quien lo nota es Salvador Peiró, investigador de salud pública de Fisabio, la Fundación para el Fomento de la Salud y la Investigación Biomédica de la Comunidad Valenciana, que califica el informe de “muy equilibrado” entre países: “Se ve que han trabajado expertos de varias nacionalidades y Lograron llegar a un consenso.

Para Peiró, las recomendaciones del informe son “muy sensatas”. Es recomendable hacer esfuerzos coordinados entre países, destinar fondos para investigación de las naciones más ricas, promover la distribución de vacunas a nivel mundial, fortalecer la OMS y ampliar los planes nacionales de salud de cada país, es decir, la multilateralidad de la que hablaba Manuel Franco.

Sí, hay algo un poco más polémico para el investigador: el punto en el que se discute el origen “todavía desconocido” del Covid. “Le dedican mucho espacio y Temo que le dé alas a las conspiracionesEl texto detalla que es necesaria una investigación exhaustiva y transparente sobre el origen del SARS-CoV-2 y establece tres posibles escenarios. “Al momento de la publicación de este informe, las tres hipótesis asociadas a la investigación siguen siendo plausibles: infección en el campo, la infección con un virus natural en el laboratorio y la infección con un virus manipulado en el laboratorio”, dice la carta.

Este aspecto llama aún más la atención si se tiene en cuenta que, el pasado mes de julio, se publicaron dos estudios en la revista Ciencias Solucionaron la polémica asegurando que el virus había surgido en el mercado de Wuhan.

[EE. UU. abre la puerta a la vacuna Covid anual frente a las dudas de los expertos: “No es como la gripe”]

Lo que está claro, como advierte Lázaro, es que el Covid-19 sigue siendo “una amenaza para la salud pública”. “Lo que tienes que encontrar es la manera de encontrar un final aceptable para todos los agentes”, dice el experto, que apunta a las directrices de la comisión, pero también revela que está trabajando junto a un grupo de 386 personas de 112 países para desarrollar un plan aún más detallado.

endémico

Tal y como avanza el propio experto a EL ESPAÑOL, en unas semanas veras los resultados. La urgencia de la situación así lo requiere, ya que, más allá de las consecuencias sanitarias generadas por la pandemia, también ha habido efectos socioeconómicos desastrosos para la población, especialmente para los más vulnerables.

“Eso es lo que se conoce como lo endémico”, dice Franco, quien ha publicado diferentes trabajos sobre la desigualdad de acceso a los recursos sanitarios, no en distintos países, sino en zonas de una misma nación. “Vivimos en un mundo muy desigual, donde unos se enferman más y mueren más”, dice enfático.

El epidemiólogo afirma que las medidas de la comisión son muy buenas, pero que, lógicamente, no se pueden abordar por igual en todos los países. “Mucha gente de México, por ejemplo, no tenía la opción de quedarse en casa Durante los primeros meses de la pandemia tuve que trabajar.

Jeffrey V. Lazarus entiende perfectamente este argumento. “Cada país tiene que adaptar las recomendaciones y tomar sus propias medidas”, sentencia, para volver, una vez más, a la vacunación: “Esto es algo que se puede abordar globalmente”.

El único problema en este punto es la distribución desigual. En los países de altos ingresos, tres de cada cuatro personas han sido vacunadas por completo, pero en los países de bajos ingresos, solo una de cada siete. “La colaboración es la clave para superar todo esto”, asiste el experto.

Leave a Comment