¿En qué contexto COVID enfrenta la región la caída?

Sin restricciones, más allá de la mascarilla en el transporte y el contexto sanitario desde abril, la COVID da un respiro a los hospitales de Castilla-La Mancha, que afrontan el otoño con una segunda dosis de refuerzo de la vacuna que comenzará a administrarse, a los mayores 80 años y en residencias, el 26 de septiembre. Los efectos de la vuelta a las aulas y encuentros multitudinarios como la Feria de Albacete son preocupantes, pero, de momento, no hay nuevas variantes que desplacen a la última, la BA .5 de Ómicron. La clave estará en la inmunidad adquirida frente al COVID y cómo será la vuelta de la gripe para que los hospitales la aguanten.

Se acerca el otoño con una situación en la UCI que nada tiene que ver con la del año pasado

El pasado 7 de septiembre, día de inicio de la Feria de Albacete, el Ministerio de Sanidad emitió un informe sobre el COVID que situaba a esta provincia en alerta 3, dentro de un contexto idílico en Castilla-La Mancha, ya que Cuenca, Toledo y Ciudad Real estaban en alerta 1, Guadalajara el 2 y Ciudad Real alcanzaron el apodo de ‘sin alerta’.

Asimismo, a lo largo de la semana del 5 al 12 de septiembre estuvieron ingresados ​​5 pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos de hospitales de Castilla-La Mancha y 118 en camas convencionales. Estos datos confirman que la pandemia sigue ahí, pero también que está cambiando. Si el año pasado esa semana de septiembre había 180 pacientes ingresados ​​en cama convencional y 41 en UCI, en 2022 hay 122 pacientes en planta y 4 en UCI.

Se ha demostrado que las personas mayores y las personas con enfermedades crónicas siguen siendo vulnerables al COVID, por lo que deben usar mascarilla en espacios cerrados sin ventilación y con aglomeraciones. Sin embargo, aunque se espera un repunte de los contagios, que ahora solo se registran en mayores de 60 años, es previsible que continúe tanto el descenso de la gravedad como de la proporción de ingresos hospitalarios.

Si se mantiene la inmunidad adquirida con las vacunas, que es la gran incógnita, se reducirá el riesgo de hospitalización por COVID en los mayores de 60 años, aunque la incidencia suba un 63% y la muerte un 57%.

Un verano con 400 muertos

El informe nacional de este martes, junto al autonómico de este viernes, confirmarán si la séptima ola mantiene su remisión o si la COVID marca el final de las vacaciones de verano. Según datos del Ministerio de Sanidad, este verano han muerto 400 personas por COVID-19 en Castilla-La Mancha.

Leave a Comment