Copa Mundial de Fútbol para Amputados en Turquía

El maestro de la Selección Colombiana de Fútbol de Amputados regresa al borde de la cancha. Y volverá para el Mundial de Turquía tras recordar lo que vio como delegado de la selección en el campeonato orbital de México, en 2018, en su segundo partido.

–Chicos, vi jugar a Japón y ustedes no tienen la condición física para perseguirlos. Los vamos a esperar y contraatacar – dijo Édgar Blanco.

-Profe, no lo estábamos haciendo bien después de perder con Polonia -añadió Luis Cassiani, centrocampista de la selección, al final de la primera parte.

La orden llegó como el ajedrecista que mueve fichas y el equipo acabó goleando al japonés por 3 a 0.
–Me escucharon –recordó Édgar Blanco, quien dirigirá a la selección colombiana al borde de la cancha para el debut que está programado contra México, el 1 de octubre, en el estadio Fenerbahçe Şükrü Saraçoğlu.

Pero antes, el licenciado en Educación Física y gestor cultural apunta que tendrá que “multiplicarse” hasta el 26 de septiembre. En la agenda de Blanco, además de afinar el equipo que esta vez contará con refuerzos de otras ciudades, también está la faceta de vendedor, mercadólogo, relacionista público y representante de la Asociación Colombiana de Fútbol de Amputados. Esta gestión busca completar el apoyo para que los 15 integrantes de la selección colombiana cuenten con los gastos de viaje y el pago de una póliza de seguro (cuesta 6,5 ​​millones de pesos) que exige la organización del Mundial.

La Selección tiene jugadores cabeza de familia, que necesitan empleo y generar ingresos. Aunque no dependen del deporte, el fútbol jugado con palos es una bendición y lleva un mensaje para la sociedad.

Jesús Moreno, de 23 años, juega de mediocampista y vive en el corregimiento de Santa Fe, en Chinú, Córdoba, ubicado a unos 12 kilómetros de Montería. Es soltero, depende de sus familiares sin saber que ha tenido que rascarse el bolsillo para venir a Barranquilla a entrenar con la selección colombiana. “Terminé hace tres meses como técnico en Seguridad y Salud en el trabajo. Gracias al fútbol he conocido gente y sé que después del Mundial se abrirán algunas puertas para trabajar. Ir al Mundial, con la preocupación de que nuestras familias no estén bien, puede ser contraproducente”.

A sus 39 años, Jorge Henao García juega de defensa en la selección y estará en el Mundial tras un retiro forzoso del fútbol en 2016. Es una segunda oportunidad que se le ha dado para demostrar que no tiene límites y que valora la confianza de Édgar Blanco. “Tuve que financiar todo para asistir a los torneos”.

Este esfuerzo se sumó al de superar día a día las secuelas de la invalidez a causa de la pérdida de su pierna izquierda en un campo minado en la sierra de Miranda, Cauca, el 6 de julio de 2010. “Soy militar retirado, técnico en procesamiento de materiales soldadura , recibo una pensión de más de un salario mínimo, tengo dos hijos pequeños y mi esposa depende de mí. Ella había dejado todo, pero volví a jugar con Édgar Blanco, porque nos respeta por nuestra condición. Nos dice que quiere cambiar el fútbol de amputados”.

Mientras cae una lluvia de campo, en la finca Los Tanques, en un pueblo de Finlandia, Quindío, Henao García cuenta desde su teléfono que siente que la Selección sorprenderá en el Mundial. “Entreno hasta 7 horas al día para llegar bien físicamente a la llamada”.

Luis Cassiani, de Barranquilla, de 28 años, es mediocampista y destaca que la preparación para el Mundial ha cumplido con las expectativas. “Édgar Blanco se está fijando en nosotros y tenemos a Sergio Mendoza como preparador físico”. Mendoza es bombero de profesión y tiene conocimientos en “planificación”, precisa Édgar Blanco.

Cassiani señaló a Neder José Calvo, de 17 años, como una de las señales de las demandas del bombero Mendoza. “Es rápido, defiende bien y se incorporó a su primera convocatoria y respondió a la preparación”.

“Vamos a hacer algo grande en el Mundial”, promete Jairo Meza, otro de los volantes. “Son tres meses de microciclos”. La última será a partir del 22 de septiembre.

“Estamos muy agradecidos por el apoyo que hemos tenido de la Gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera”, dice Cassiani, quien es gerente comercial del Sena y directora de la fundación y club Campeones Sin Límites. En su fundación tiene personas con discapacidad que elaboran artesanías y venden chompas, gorras y pulseras.

“El Mundial nos cuesta unos $200 millones y contamos con el apoyo de un grupo de regidores distritales para pagar los $5.000 (más de 20 millones de pesos) de la inscripción y hemos conseguido algunos donativos en especie. Seguimos buscando apoyo para que los jugadores sean reconocidos y no sean mirados con lástima. Somos Colombia”, agregó Blanco.

El futbolista Carlos Bacca se ha sumado a los amigos de la selección de Colombia. Blanco aseguró que el jugador Junior entregará los palos para la competencia, elementos con los que los jugadores se apoyan para moverse por el campo.

Objetivos

La Asociación Colombiana de Fútbol de Amputados tiene como objetivo formar la primera Liga de Fútbol de Amputados del país. Para ello están en proceso los reconocimientos deportivos de los clubes: Leones y Campeones sin límites de Barranquilla, Gladiadores de Bogotá, Guerreros de Bucaramanga, Sin Límites de Santander y Amputados del Norte de Cúcuta.
Barranquilla también quiere ser pionera con el primer club femenino que practique fútbol de amputados y tendría como sede el barrio Chiquinquirá.

Calendario de la Copa del Mundo

Colombia llevará 15 jugadores a Turquía. La delegación está formada por los porteros: Yerri Herrera y Alfonso Visbal; los defensores Arnol Sepúlveda, Jairo Meza, Pedro Pilonietas, Jorge Henao, Daniel Pérez; centrocampistas, Neder Calvo, Luis Cassiani, Jorge Tovar; Sergio Acevedo, Fabián Duarte, José Suárez. Delanteros: Candelario Donado y Jesús Moreno. Técnico y entrenador: Edgar Blanco. Preparador físico: Sergio Mendoza. Jefa de misión: Mildred Roncallo. México será el primer rival de Colombia. El 2 de octubre jugarán contra Japón y el 3 de octubre contra su equipo similar en Alemania.

Leave a Comment