¿Cada contagio de COVID-19 incluye múltiples variantes del virus?

Desde el principio de pandemia Debido al COVID-19, los esfuerzos científicos se han centrado en identificar cómo surgen las variantes del virus. ¿Con qué propósito? Monitorizar y establecer predicciones epidemiológicas que conduzcan a posibles tratamientos con antelación.

En este contexto, un estudio realizado por investigadores de la Universidad Case Western Reserve (CWRU), en Cleveland, encontró que todas las infecciones individuales incluyen múltiples variantes del virus y no una sola dominante, como generalmente se destaca en los informes.

Como señalan los especialistas en este documento, hablar de una sola cepa y omitir la variación genética del virus puede tener graves consecuencias en la planificación y en la respuesta de salud pública. Dadas las múltiples variaciones dentro de cada infección individual, es importante informar una representación más completa de las secuencias genéticas virales.

En este trabajo, los científicos de CWRU analizaron datos epidemiológicos de 360 ​​pacientes cuyas infecciones virales fueron secuenciadas genéticamente. Peter Zimmerman, profesor del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina CWR y autor principal del artículo, dijo: “La concentración y el consenso mayoritario hacia una sola variante del virus desvía la atención de la variación genética que encontramos. Esto puede contribuir significativamente a la evolución continua de la pandemia de COVID-19″.

Cifras del coronavirus en el mundo
Cifras del coronavirus en el mundo.
Cifras del coronavirus en Honduras
Cifras del coronavirus en Honduras.

Según este grupo de especialistas, haber encontrado que cada contagio de coronavirus incluye más de una variante puede llevar a comprender cómo se propagan estos cambios genéticos y cómo interactúan potencialmente con otras condiciones en los pacientes.

Lea también: ¿Qué se sabe del “Centauro”, la nueva subvariante del omicrón?

Si bien los especialistas esperaban desde un principio estas mutaciones en el virus original, a medida que surgían nuevas variantes, se hizo más evidente la importancia de lograr un análisis completo del mapa genómico de la COVID. Por eso, era fundamental detectar la variación de secuencia y documentar la evolución del SARS-CoV-2 durante la pandemia. Este trámite se realizó a través de más de 1,8 millones de secuencias enviadas desde 172 países, hasta abril de 2021.

En este marco, el equipo de investigación del CWRU realizó la secuenciación completa del genoma de los virus SARS-CoV-2 de 250 pacientes en el noreste de Ohio, Estados Unidos, y utilizó datos similares de otros 110 pacientes.

Los datos en cuestión se recopilaron durante los primeros días de la pandemia. Según estos expertos, las mutaciones encontradas en omicron BA.1 y omicron BA.2 ya estaban presentes. También, variaciones relativamente menores, al menos un año antes de que se convirtieran en una preocupación para el sistema de salud y para la sociedad.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis para más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Leave a Comment